Arquidiócesis Primada de México
Diaconado Permanente
Quiénes somos
Qué hacemos
Cómo nos preparamos
Documentos de la Iglesia
Comisión para la Formación y Vida del Diaconado Permanente
Generaciones
Directorio de la Arquidiócesis
Santoral del Diaconado
ARQUIDIÓCESIS PRIMADA DE MÉXICO
Objetivos:

La escuela es la encargada de llevar adelante el
proceso de discernimiento y estudios de los aspirantes
al Diaconado Permanente, cuyo período de duración se
extiende por cuatro años, a lo largo de los cuales la
Iglesia resuelve si el candidato puede ser llamado al
orden diaconal.

¿Quién es un Diácono Permanente?

Es un ministro de la Iglesia que recibe la imposición de
las manos del Obispo, no en orden al sacerdocio sino en
orden al ministerio. Es decir, recibe la fuerza del
Espíritu Santo para realizar la misión de la Iglesia en
sus tres acciones fundamentales: palabra, liturgia,
caridad, y así ayude también a edificar la comunidad cristiana como
Sacramento Universal de Salvación para el mundo.

¿Cuál es su identidad específica?

Reside en ser signo sacramental de Cristo Servidor e
inspirar la diaconía (servicio) en la Iglesia. Es, por
tanto, un colaborador en el ministerio del Obispo y un
animador de la vida cristiana de los miembros de la
Iglesia en las comunidades eclesiales.
El carisma propio de los diáconos es suscitar y animar
en lo cristianos la propia vocación de servicio, tanto en
el orden de la solidaridad como de la evangelización y
edificación de la comunidad eclesial.

¿Qué funciones cumple el diácono?

- El servicio autorizado de la palabra de Dios,
- El ministerio litúrgico,
- El ejercicio de la caridad, dimensión esencial del
servicio de la Iglesia, que nace de la ofrenda
eucarística.
Estas funciones deben desarrollarse en una justa
armonía y convierten al diácono permanente en
corresponsable de la conducción de la comunidad
cristiana a la que sirve.

El diácono tiene su propio rol en la liturgia, cual es
servir y asistir al obispo y al presbítero en la
celebración eucarística. Derivada de esta función, el
diácono preside celebraciones de la Palabra y de los
sacramentos del Bautismo y Matrimonio, distribuye la
Sagrada Comunión, preside la Liturgia de las Horas,
oraciones comunes, ritos de funerales, responsos y
entierros, y administra los sacramentales.

Como servidor de la Palabra de Dios y de la caridad
debe testimoniar -con obras y palabras- el Evangelio
de Cristo, en su ambiente de trabajo, en el vecindario
y en las relaciones sociales.

Vida y ministerio del Diácono Permanente

La misión diaconal es la expresión visible de una
Iglesia servidora, a semejanza de Cristo-Siervo y se
desarrolla en conformidad con las necesidades
pastorales de nuestra Iglesia, "en comunión con el
Obispo y su presbiterio".

El Diácono Permanente, si es casado, debe ser junto a
su esposa, ejemplo viviente de fidelidad e
indisolubilidad del matrimonio cristiano, impulsando
una auténtica espiritualidad familiar. Asimismo, debe
ser un testimonio de vida en su ambiente laboral,
especialmente en aquellos ámbitos a los cuales no llegan
de manera apropiada otros miembros del clero.
El diácono también participa en la conducción pastoral
de la Iglesia, según lo dispuesto por el Obispo.
Normalmente es adscrito a una parroquia donde ayuda
al párroco, de manera disponible y oficiosa, en la
conducción de su comunidad de fieles.

Así mismo puede recomendársele el cuidado pastoral de
una comunidad eclesial de base u otra tarea que la
autoridad competente disponga como, por ejemplo, la
pastoral de un colegio, la capellanía en hospitales,
cárceles, entre otras.

El proceso de formación comprende cuatro áreas:

a) Formación espiritual: Se entrega por medio de la
Santa Misa semanal, retiros, celebración de la Liturgia
de las Horas, dirección espiritual, clases y tratar de
cultivar en los candidatos (y sus esposas) una vida en
Cristo, centrada en el amor a la Palabra y la
Eucaristía, el espíritu de servicio, el aprecio por la
oración personal, la confesión y revisión de vida, y en
el amor filial a la Santísima Virgen.

b) Formación intelectual: Se realiza a través de los
cursos de formación, bíblica, dogmática, moral,
canónica, de pastoral y práctica teológica del
diaconado.

c) Formación pastoral: Se desarrolla mediante el
trabajo pastoral que realiza el candidato en su
comunidad, a partir de los criterios de la iglesia, y
metodologías de planificación que le aporta la Escuela
del Diaconado.

d) Formación humana: Se da a través de la convivencia
en la Escuela, en los cursos, actividades y clases de
relaciones humanas.
Características del aspirante al Diaconado:

Primero que nada es necesario comprobar la recta
intención del aspirante y las siguientes aptitudes:

a) Salud física: Buena salud corporal.
b) Salud mental: Madurez psíquica y equilibrio
emocional; carácter estable.
c) Capacidad intelectual: Normalmente haber
completado la enseñanza media y tener condiciones
para el estudio exigido en la Escuela del Diaconado
Permanente.
d) Virtudes humanas: Buen criterio; firmeza de
carácter; lealtad; prudencia; sentido del deber;
laboriosidad; honradez y sobriedad; disposición al
diálogo; capacidad de trabajar en equipo; reconocido
prestigio en su ambiente de trabajo por su calidad
profesional o artesanal; bien avenido con su esposa e
hijos, cuyo hogar haya dado pruebas de solidez y
fidelidad.
e) Virtudes cristianas: Fe probada; haber recibido los
sacramentos de iniciación cristiana; gusto por la
Palabra de Dios, la Eucaristía y el Sacramento de la
Penitencia; amor a la Iglesia; obediencia a la jerarquía
y su magisterio; sensibilidad apostólica; caridad para
con todas las personas; activamente presente en una
comunidad cristiana, comprometido en un servicio
eclesial, de tal modo que su vocación pueda ser
reconocida por el pueblo cristiano.
f) Sustentación económica: Los aspirantes deben tener
una situación económica estable y solvente (trabajo y
previsión), ya que ordinariamente el diácono no
dependerá de lo que pueda recibir con ocasión de su
ministerio para el sustento personal y el de su familia.
Contactarse con el
Pbro. Lic. Juan Fernando Martínez García
A la Comisión del
Diaconado Permanente
de la Arquidiócesis de México

Tels.:
5525-1110
5208-3200
5208-2852

Extensión 1712

Durango # 90
7° Piso
Col. Roma
Del. Cuauhtémoc
06000 México, D. F.